MISA DE ENVIÓ DE LOS NIÑOS MISIONEROS (Juniperitos).

| agosto 13, 2016

Parroquia San Pedro y San Pablo, Cadereyta de Montes, 12 de Agosto de 2016.

13939347_1388954844452208_2396818095149326830_n

La tarde del día 12 de Agosto de 2016, en el templo parroquial, San Pedro y San Pablo, en el municipio de Cadereyta de Montes , se dieron cita alrededor de 800 niños, que se dispusieron a participar de la celebración Eucarística, en la cual se dio él envió de todos estos Pequeños,  como misioneros Juniperitos, la celebración fue presidida por el Vicario de Pastoral, el Pbro. Rogelio Olvera Vargas, quien comento en su homilía:

“El año pasado, nuestro Obispo, Mons. Faustino Armendáriz Jiménez, en el mes de Noviembre, nombro a san Junípero Serra, como patrono de la Misión Permanente en nuestra Diócesis, la tarea que tiene la Iglesia es evangelizar, comunicar y compartir el mensaje de nuestro amigo Jesús, que no vino solamente a dar un mensaje, ¡él trajo el amor! Ese amor que Dios tiene a cada uno de nosotros. Y eso es lo que hay que comunicar a los demás, anunciarles que el amor de Dios es maravilloso y que es inmensamente grande. Esta es la tarea que nosotros hoy, queremos llevarnos a nuestras casas, este es el mensaje que hoy queremos llevarnos en nuestro corazón, que Dios nos ama inmensamente y de manera muy personal a cada uno de nosotros.

Y podemos compartir y comunicar ese amor de Dios, cuando, lo estamos viviendo en nuestro corazón, un niño que no vive el amor de Dios, un niño que no experimenta el gozo del amor de Dios en su corazón, ¿Podrá compartir la alegría del mensaje de la salvación? No, lo primero que tenemos que hacer es creer lo que ya decía Jesús en su evangelio: “Y, yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” y eso debe provocar alegría en nosotros. ¡Y si en verdad te sientes amado, dale un abrazo al que está a tu lado!, muchos padres de familia y muchos niños que se encontraran durante la misión, necesitan abrazos, porque un abrazo sana, en un abrazo se reconoce el amor y la presencia de Jesús, y todos necesitamos cariño y todos necesitarnos sentirnos amados, todos necesitamos amor.

Hoy, te digo a ti que has venido a la casa de Dios, que eres muy especial para él, que siempre está contigo en todo momento, en tu corazón y por eso no tengas miedo de vivir en este mundo maravilloso, porque cuentas con el amor incondicional de Papá Dios, cada día.

Nosotros, cuando cumplimos la misión que Dios nos ha encomendado, nos estamos ganando el cielo, todos ustedes niños y niñas están llamados por Dios para ser santos, y el que es santo alcanza el cielo, por eso hay niños santos que nos impulsan a seguir su ejemplo, niños que a corta edad, por cumplir la tarea que Dios les encomendó, vivieron la santidad y se fueron directito al cielo. Como por ejemplo Santo Dominguito Sabio.

El año pasado el Sr. Obispo, anunció, que San Junípero Serra, era el patrono de la Misión Permanente y por eso todos los misioneros lo tenemos como santo patrono, por lo tanto ustedes niños tienen a san Junípero Serra como su santo patrono y les llamaremos “Juniperitos”.

En este año hemos iniciado un proyecto que se llama niños misioneros Juniperitos, llevamos ya dos parroquias, la parroquia de Santa María de Guadalupe, del Colorado, la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, Puerto de Aguirre, entre esas dos Parroquias llevamos ya 670 niños misioneros, hoy la parroquia de San Pedro y San Pablo, Cadereyta es la tercer parroquia donde vamos a tener estos niños misioneros, hoy nosotros queremos, despertar e impulsar a todos los niños de nuestra diócesis, como misioneros Juniperitos.

Hoy, también la iglesia necesita de ustedes niños para que comuniquen de parte de Dios, la buena nueva, no solamente a los niños, a sus compañeritos, a sus vecinos, sino especialmente a sus Papás.

Para esto hay tres cosas fundamentales que todo niño misionero “juniperito”, debe tener:

a) La Oración: Todo niño juniperito, antes de hacer una acción, antes de tocar una puerta, antes de compartir el mensaje gozoso que lleva en su corazón, tiene que ser un niño de mucha oración. Ir a la Capilla, ante la Sagrario y hablar con Jesús y decirle: Amigo Jesús, en este día, quiero hablarte, quiero compartir tu mensaje de alegría a todos, habré su corazón para que este mensaje los transforme, los llene de paz, de esperanza y de amor, gracias amigo Jesús.

b) La alegría: Tenemos que contagiar nuestra alegría, los rostros de las personas que visitaremos van a cambiar, porque les llevaremos, compartimos y comunicamos la alegría de Jesús, la buena nueva. Por eso para ser Juniperitos se necesita ser niños alegres. “Un santo triste es un triste santo” nosotros vamos viviendo y experimentando la santidad que Dios nos regala atravez de la alegría.

c) La intercesión: Todo lo que te transmita un niño, una niña o una familia, vamos a ponerlo en las manos de San Junípero Serra, atravez de él, Dios está concediendo muchas gracia por su intercesión. Hay mucha gente enferma, y que están heridos en su corazón, ustedes Juniperitos, son los portadores de la paz y del consuelo para estos niños, para estos prójimos, y todas esas intenciones hay que ponerlas en las manos de san Junípero Serra, para que interceda por todas las necesidades de las familias que visiten durante la misión.

Por eso estas tres actitudes son muy importantes para ser un niño misionero, un Juniperito.

Hoy quiero invitarles, a no desfallecer en esta tarea de ser niños misioneros, de ser Juniperitos, y así, ya desde pequeños aprenderán que al salir a compartir la buena nueva de Jesús, los va a llevar a tener mucha alegría y los va a llevar a disfrutar esa etapa de la vida que es ser niños, conociendo y compartiendo la a alegría del evangelio.”

Etiquetas:

Categiría: Agosto 2016, Desde las Parroquias, Fray Junípero Serra, La alegría de ser discípulo-misionero, Misión Permanente, Nuestras Noticias

Cerrada la admisión de comentarios