HOMILÍA EN LA CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA CON MOTIVO DEL 50 ANIVERSARIO DE LAS COMUNIDADES ECLESIALES DE BASE CEBs EN ESTA DIÓCESIS DE QUERÉTARO

| septiembre 2, 2018

Templo parroquial de la parroquia de las Bienaventuranzas, Menchaca, Qro., a 01 de septiembre de 2018.

Año Nacional de la Juventud

***

Muy estimado hermanos sacerdotes,
Queridos miembros de las Comunidades Eclesiales de Base (CEBS),
Hermanos y hermanas todos en el Señor:

 

  1. Con gran gozo nos reunimos en esta víspera del domingo, para concluir con este XXV Encuentro Diocesano de las CEBs, celebrando nuestra fe a la luz del misterio pascual, y así proclamar que Cristo sigue siendo el motivo de nuestras alegrías y la esencia de la vida comunitaria en la Iglesia. Como Iglesia diocesana queremos ofrecer a Dios nuestra acción de gracias por el gran don que nos ha dado, en la riqueza y en el baluarte de las Comunidades Eclesiales de Base desde hace 50 años.
  1. Sin duda que esta celebración es un momento privilegiado de gracia, donde el Señor nos regalará abundantes bendiciones en bien de nuestras comunidades cristianas, consientes que la Iglesia no se entendería sin la comunidad y sin la comunión. Especialmente, cuando nos damos cuenta “sentimos el desafío de descubrir y transmitir la mística de vivir juntos, de mezclarnos, de encontrarnos, de tomarnos de los brazos, de apoyarnos, de participar de esa marea algo caótica que puede convertirse en una verdadera experiencia de fraternidad, en una caravana solidaria, en una santa peregrinación… Salir de sí mismo para unirse a otros hace bien. Encerrarse en sí mismo es probar el amargo veneno de la inmanencia, y la humanidad saldrá perdiendo con cada opción egoísta que hagamos” (EG, 87). Un desafío importante es mostrar que la solución nunca consistirá en escapar de una relación personal y comprometida con Dios que al mismo tiempo nos comprometa con los otros. Los discípulos del Señor estamos llamados a vivir como comunidad que sea sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5,13-16). Somos llamados a dar testimonio de una pertenencia evangelizadora de manera siempre nueva. ¡No nos dejemos robar la comunidad!”(EG, 92).
  1. En este contexto la palabra de Dios, de manera extraordinaria nos ilumina y nos invita a considerar que la limpieza de corazón, es una bienaventuranza que deberá ser algo esencial en la vida de nuestras comunidades. Si realmente queremos que sean reflejo de la comunidad trinitaria, de la comunidad eclesial. El Evangelio de este domingo presenta una disputa entre Jesús y algunos fariseos y escribas. La discusión se refiere al valor de la «tradición de los antepasados» (Mc7, 3) que Jesús, refiriéndose al profeta Isaías, define «preceptos humanos» (v. 7) y que nunca deben ocupar el lugar del «mandamiento de Dios» (v. 8). Las antiguas prescripciones en cuestión comprendían no sólo los preceptos de Dios revelados a Moisés, sino también una serie de dictámenes que especificaban las indicaciones de la ley mosaica. Los interlocutores aplicaban tales normas de manera muy escrupulosa y las presentaban como expresión de auténtica religiosidad. Por eso recriminan a Jesús y a sus discípulos la transgresión de éstas, en particular las que se refieren a la purificación exterior del cuerpo (cf. v. 5). La respuesta de Jesús tiene la fuerza de un pronunciamiento profético: «Dejan a un lado el mandamiento de Dios —dice— para aferrarse a la tradición de los hombres» (v. 8). Son palabras que nos llenan de admiración por nuestro Maestro: sentimos que en Él está la verdad y que su sabiduría nos libra de los prejuicios.
  1. Pero ¡atención! Con estas palabras, Jesús quiere ponernos en guardia también a nosotros, hoy, del pensar que la observancia exterior de la ley sea suficiente para ser buenos cristianos. Como entonces para los fariseos, existe también para nosotros el peligro de creernos en lo correcto, o peor, mejores que los demás por el sólo hecho de observar las reglas, las costumbres, aunque no amemos al prójimo, seamos duros de corazón, soberbios y orgullosos. La observancia literal de los preceptos es algo estéril si no cambia el corazón y no se traduce en actitudes concretas: abrirse al encuentro con Dios y a su Palabra, buscar la justicia y la paz, socorrer a los pobres, a los débiles, a los oprimidos. Todos sabemos, en nuestras comunidades, en nuestras parroquias, en nuestros barrios, cuánto daño hacen a la Iglesia y son motivo de escándalo, las personas que se dicen muy católicas y van a menudo a la iglesia, pero después, en su vida cotidiana, descuidan a la familia, hablan mal de los demás, etc. Esto es lo que Jesús condena porque es un antitestimonio cristiano.
  1. Continuando su exhortación, Jesús se centra sobre un aspecto más profundo y afirma: «Nada que entra de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre» (v. 15). De esta manera subraya el primado de la interioridad, es decir, el primado del «corazón»: no son las cosas exteriores las que nos hacen o no santos, sino que es el corazón el que expresa nuestras intenciones, nuestras elecciones y el deseo de hacerlo todo por amor de Dios. Las actitudes exteriores son la consecuencia de lo que hemos decidido en el corazón y no al revés: con actitudes exteriores, si el corazón no cambia, no somos verdaderos cristianos. La frontera entre el bien y el mal no está fuera de nosotros sino más bien dentro de nosotros. Podemos preguntarnos: ¿dónde está mi corazón? Jesús decía: «tu tesoro está donde está tu corazón». ¿Cuál es mi tesoro? ¿Es Jesús, es su doctrina? Entonces el corazón es bueno. O ¿el tesoro es otra cosa? Por lo tanto, es el corazón el que debe ser purificado y convertirse. Sin un corazón purificado, no se pueden tener manos verdaderamente limpias y labios que pronuncian palabras sinceras de amor —todo es doble, una doble vida—, labios que pronuncian palabras de misericordia, de perdón. Esto lo puede hacer sólo el corazón sincero y purificado.
  1. En la reciente Exhortación Apostólica sobre el santidad, el Papa Francisco nos ha dicho: «Lo que más hay que cuidar es el corazón (cf. Pr 4,23). Nada manchado por la falsedad tiene un valor real para el Señor. Él «huye de la falsedad, se aleja de los pensamientos vacíos» (Sb 1,5). El Padre, que «ve en lo secreto» (Mt 6,6), reconoce lo que no es limpio, es decir, lo que no es sincero, sino solo cáscara y apariencia, así como el Hijo sabe también «lo que hay dentro de cada hombre» (Jn 2,25)» (cf. G et Ex, 84).
  1. Pidamos al Señor, por intercesión de la Virgen Santa, que nos dé un corazón puro, libre de toda hipocresía. Este es el adjetivo que Jesús da a los fariseos: «hipócritas», porque dicen una cosa y hacen otra. Un corazón libre de toda hipocresía, para que así seamos capaces de vivir según el espíritu de la ley y alcanzar su finalidad, que es el amor. Amén.

 

+ Faustino Armendáriz Jiménez

Obispo  de Querétaro

Categiría: Homilías, SEPTIEMBRE 2018

Cerrada la admisión de comentarios