Año de la Pastoral Social: Vive tu Fe Promoviendo la Caridad en la Verdad

| noviembre 19, 2012

Oración

Dios nuestro, que por el poder del Espíritu Santo,
enviaste a tu Hijo para la salvación de los hombres,
haz que nosotros, sus discípulos misioneros,
redescubramos la alegría de creer,
y el entusiasmo de comunicar la fe
a través de las obras en la Caridad y la Verdad.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.


Según el Plan Diocesano de Pastoral (PDP 206) la Pastoral Social es una de las tareas fundamentales en la actividad evangelizadora de la Iglesia. Una pastoral estructurada, orgánica e integral, según la renovación de la Pastoral Social a la que llama Aparecida (DA 401).

 

Objetivo de Tema

Que la asamblea sea consciente de la realidad de nuestra sociedad e Iglesia, tomando en cuenta lo que creemos, despertando la conciencia cristiana de los asistentes para mostrar nuestra fe con obras.


Introducción

La Iglesia católica no actúa en el vacío, actúa en una realidad. De ahí que el examen sincero de nuestra realidad es indispensable como punto de partida para la planificación y por consiguiente la actuación de la Pastoral Social. Si no se parte de la realidad, se presenta el riesgo de caer en la ineficacia de los recursos, en la superficialidad.

Evangelizar con la acción es nuestro mandato, pero la evangelización parte de la conciencia de que el pueblo es heredero de un pasado, protagonista del presente y gestor de un futuro como peregrino al reino definitivo.

El estudio conjunto de nuestra realidad nos ubica en aquellos dramas y alegrías, aquellas situaciones que nos impiden y que a la vez nos motivan a impulsar la siembra del Evangelio, en aquellos sectores sociales más vulnerables, por la migración, la pobreza extrema, la falta de oportunidades, el analfabetismo, por la ambición que afecta a los sistemas ecológicos,  etc.

1.VER: Esta es nuestra realidad    

Nuestra Diócesis comprende no solo el Estado de Querétaro sino también parte del Estado de Guanajuato, su extensión territorial es de 15,326 Km2 con una población de 1,983,957 de los cuales 1,833,345 son católicos (INEGI 2010). De los 18 municipios del Estado el de mayor población es el de Querétaro con 801 940, seguido de San Juan del Rio con 241 699, Corregidora 143,177 y El Marques con 116,458, el más pequeño es San Joaquín con una población de 8,865.

El censo del año 2010 arrojó que el 78 % de la población vive en localidades urbanas y el 22 % en rurales.

En materia de las familias y su misión, es un hecho que están siendo bombardeadas por: Vicios y adicciones: Drogas como la mariguana, cocaína, inhalar cemento, cristal, etc.; Alcohol, casinos (juego) cigarro.  Actividades en contra de la vida que llevan a los cristianos y al público en general a no apreciar el don de la vida: aborto y eutanasia. La falta de oportunidades al bienestar social que niegan la dignidad de la persona, como es: El desempleo, analfabetismo, educación, falta de una vivienda digna, bajos salarios, etc.

FAMILIA: La situación conyugal se ha visto quebrantada por los divorcios que del año 2000 con un porcentaje de 1 % al año 2010 aumenta a 1.5 %, la  unión libre que en el año 2000 representaba un 10 .3 % para el año 2010 aumentó al 14.4 %.

Los Hogares.- En el año 2010, en la entidad había 450 104 hogares. De los cuales el 24 % tienen jefatura femenina, es decir, son dirigidos por una mujer (108 061 hogares) y el 76 % tienen jefatura masculina, o sea, dirigidos por un hombre (342 043 hogares) ( INEGI 2010)

VICIOS DIVERSOS: En Querétaro, la droga de mayor consumo es la mariguana, seguida de la cocaína, los inhalables y las llamadas sintéticas.

En el año 2008, los rangos de edad de los consumidores se encuentran a partir de los 12 años. Para el 2010 el rango oscila en los 9 años.

Los municipios en donde se registra el mayor número de consumidores son Querétaro, Corregidora, El Marqués y Pedro Escobedo.

En el tema del aborto Querétaro ocupa el quinto lugar a nivel nacional con un total de 185 mujeres que se hicieron una interrupción legal del embarazo en algún centro de salud de la ciudad de México. Querétaro ocupa el segundo lugar a nivel nacional de mujeres adolescentes que se alcoholizan.

Querétaro se encuentra detrás del Estado de México, con 16,466 mujeres, posteriormente Puebla, con 384; Hidalgo, con 249, y Morelia, con 217 mujeres.

EL DESEMPLEO: En el segundo trimestre del año 2012 de la población económicamente activa que asciende a 767, 453, ocupados son 735,219 y desocupados 32,234.

En el año 2000 la población desocupada estaba distribuida en 46 % mujeres y un 54 % hombres; para el año 2012 esta población se distribuye en 25 % mujeres y 75 % hombres.

En cuanto a salario Querétaro pertenece a la Zona C con un salario mínimo de 59.08 la Zona B tiene 60.57 y la Zona A 62.33.

PENITENCIARIA: En Querétaro hay 4 centros penitenciarios con una población aproximada de 2130 y 19 cárceles municipales. Estos distribuidos en:

San Juan del Río. San José el Alto es el del Estado. Existe el CERESO femenil y el varonil y Jalpan de Serra.

INDIGENAS: Dentro del territorio de la diócesis viven aproximadamente 32, 560 hermanos indígenas que se encuentran concentrados en dos municipios: Amealco con las poblaciones de San Miguel Tlaxcaltepec, Santiago Mezquititlán, San Ildefonso, entre otras; El Municipio de Tolimán con las poblaciones de San Pedro, San Andrés y San Pablo, también entre otras más.

Las lenguas indígenas más habladas en el estado de Querétaro son: Otomí 24,471; Náhuatl 1 429; Mazahua 579 y Lenguas Zapotecas 302. Esto representa aproximadamente el 1 % de la población de la entidad (INEGI 2010).

MOVILIDAD HUMANA Y FALTA DE IDENTIDAD CULTURAL: Querétaro ocupa el lugar número 13 de emigración internacional.  En el año 2000, 18 de cada 1,000 habitantes queretanos se fueron de esta entidad para vivir en Estados Unidos de América. El promedio nacional es de 16 de cada 1 000.

ECOLOGIA: México ocupa el lugar número 12 en cuanto a los países de mayor emisión de C02 a la atmósfera; el primer lugar lo ocupa Estados Unidos. Con un parque vehicular de aproximadamente 400 mil automóviles particulares y 2 mil 500 camiones de transporte público, en Querétaro el principal problema relacionado con el cambio climático es precisamente la emisión de CO2 a través del transporte.

En Querétaro la temperatura ha aumentado .8 º centígrados en los últimos 20 años. Se espera una disminución en la precipitación pluvial para 2030 que puede variar casi 5% en la Sierra Gorda, 2.7 en el semidesierto y 2.4 en la región de los valles. Concretamente, el incremento de temperatura se espera de .8º para 2030, esto más el .8 que ya llevamos a partir del 1990, pero puede llegar a más. “Y pudiera llegar hasta 4º en los peores escenarios después del 2030, si no se mitigan las condiciones”.

ASPECTO RELIGIOSO: Número de católicos a la baja; aumento de sectas; vida pasiva de los laicos y sin preparación en la mayoría.En el 2010, 92% de la población de Querétaro profesa la religión católica. A nivel nacional…. 83 % de la población es católica. Solo el 15% de los católicos acuden a misa dominical.

En los últimos 10 años el número de la comunidad que se considera católica ha disminuido considerablemente en Querétaro, y es que de acuerdo a información proporcionada por el Consejo Estatal de Población (COESPO) la población católica en este periodo ha disminuido en un 2.8%.

Mientras que en el año 2000 el 95.3 % de la población queretana aseguró ser católica, para el 2010 este porcentaje disminuyó al 92.5%. Por lo que la entidad cayó del lugar 4º al 6º a nivel nacional en mayor porcentaje de personas que se consideran católicas.

De ocupar el cuarto lugar a nivel nacional con mayor número de católicos en el país, Querétaro bajó al sexto peldaño por detrás de estados como Zacatecas con el 94.4 por ciento, Guanajuato con el 94.3 por ciento, Aguascalientes con el 93.2 por ciento, Jalisco con el 93.1 por ciento y Michoacán con el 92.6 por ciento.

México es el segundo país donde más católicos viven y el segundo también en violencia.

Existen muchos católicos que no tienen clara conciencia y convicción religiosa hay un divorcio muy marcado entre fe y vida. Por consiguiente, esto nos hace pensar que no ha habido una evangelización integral que ilumine y oriente los distintos niveles de vida y, por esta razón se acentúa la pérdida del sentido de vida, que viene a ser un grave problema en la existencia humana. Anualmente se suicidan un millón de personas, cada 40 segundos 25 personas intentan suicidarse consiguiéndolo 1. México ocupa el lugar número 20 en suicidios a nivel mundial. En Querétaro en el año 2011 se registraron 97 suicidios.

Crecen las SECTAS. Por mencionar solo un ejemplo En las afueras de la cabecera municipal de Pedro Escobedo se encuentra una de las 4 capillas que hay en el país de culto a la Santa Muerte que inició en el año de 2002. Desde el 2004 con Teodoro Reyes Díaz, ex convicto y promotor este culto planea la construcción de una catedral debido a la gran cantidad que llega a rendirle culto a la Santísima Niña Blanca.

El culto a la santa muerte ha secuestrado signos y elementos católicos para sus fines, se acercan por ejemplo a bendecir escapularios que es algo totalmente católico, y esto no refleja más que la necesidad de la gente por encontrar paz interior, pero cuando no han descubierto a Dios es muy fácil que se desvíen en un sincretismo religioso.

Todo lo anterior son sombras, sin embargo hay luces: orfanatorios, asilos de ancianos, dispensarios médicos, banco de alimentos, periódico el observador, centro de investigación (CISAV), universidades católicas y escuelas católicas. Sin embargo no es suficiente.

Con esto y mucho mas, podemos concluir que vivimos una realidad desafiante consecuencia de nuestra falta de identidad de cristianos, de nuestra incongruencia de fe y vida, pues nos falta inmiscuirnos en la acción para una sociedad mejor. Nos falta creernos más lo que creemos.


2. JUZGAR: Lo que creemos

Creemos en Dios que es Padre y que es amor (cfr. 1 Jn. 4, 8). La fe es ante todo una adhesión personal del hombre a Dios; es al mismo tiempo el asentimiento libre a toda la verdad que Dios ha revelado (cfr. CATIC 150).

Creemos en Jesucristo que por amor se hace como nosotros y se entrega por nosotros. Para el cristiano creer en Dios es inseparablemente creer en Aquel que él ha enviado, en quien se complace (cfr. Mc 1, 11. CATIC 151).

Creemos en el Espíritu Santo, amor del Padre y del Hijo. No se puede creer en Jesucristo sin  tener parte en su Espíritu. Nadie conoce lo íntimo de Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Cor 2, 10-11). Creemos en el Espíritu Santo porque es Dios (cfr. CATIC 152).

Luego, profesar una fe en la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, equivale a creer en un solo Dios que es amor: el Padre, que en la plenitud de los tiempos envió a su Hijo para nuestra salvación; Jesucristo, que el misterio de su muerte y resurrección redimió al mundo; el Espíritu Santo, que guía a la Iglesia a través de los siglos en la espera del retorno glorioso del Señor (cfr. PF 1).

Creemos que la Sagrada Escritura es el alma de todo apostolado:

Creemos que quien conoce al Hijo, conoce al Padre (cfr Mt 11, 25ss).

Creemos que Jesucristo es el camino la verdad y la vida, de tal manera que nadie va al Padre, sino es por él (cfr Jn 14, 6).

Creemos que él pasó su vida haciendo el bien (cfr. Prefacio eucarístico V/c).

Creemos que lo más importante es el amor (cfr. Mt 22, 34-40)  y en la primacía de la caridad (cfr. 1 Cor 12, 31-13, 13).

Creemos que hay más felicidad en dar, que en recibir (cfr. Hch 20, 35).

Creemos que la fe se muestra con las obras (cfr. St 2, 14-18).

Creemos que no basta decir Señor, Señor para salvarnos (cfr. Mt 7, 21-23).

Creemos en las bienaventuranzas (cfr. Mt 5, 1-12).

Creemos en los benditos del juicio final (cfr. Mt 25, 31-46).

Creemos que se comienza a ser cristiano, no por una decisión ética, o una buena idea, sino por el encuentro vivo con Cristo (cfr. DCE 1; cfr. DA 12).

Creemos en los Santos, que fueron testigos gozosos y convincentes del Señor resucitado, capaces de señalar “la puerta de la fe” que con su vida nos edifican y nos animan también:

Creemos que hay que dar hasta que duela, pues la falta de amor es la mayor pobreza (cfr. Madre Teresa de Calcuta).

Creemos que el hombre no puede separarse de Dios, ni la política de la moral (cfr. Santo Tomás Moro).

Creemos que no basta orar, hay que trabajar “ora et labora” (Sn Benito); una buena oración siempre desemboca en una buena acción.

Creemos que no basta hacer el bien, hay que hacerlo bien (Sn Agustín).

Creemos que esta bien no hacer el mal, pero está mal no hacer el bien (S.J. Alberto Hurtado).

Creemos que la caridad es el vinculo de la perfección (cfr. Beato Juan Pablo II).

Creemos que es la caridad y el servicio los que nos salvan y nos abren el camino hacia la verdad (Beato Juan Pablo II).

Creemos en la Enseñanza Social de la Iglesia, como el conjunto de enseñanzas y orientaciones que tiene ésta para iluminar nuestra realidad (cfr. CDSI 89-103):

Creemos en el hombre creado a imagen y semejanza de Dios (cfr. Gen 1, 27-28; cfr. CDSI 108-114)) y que es el camino de la Iglesia. Creemos en la dignidad humana que debe ser respetada y tutelada (cfr. CDSI 132).

Creemos en la solidaridad como la firme determinación de empeñarnos en el bien común (cfr. SRS 38).

Creemos en una fe que es paz, una paz no como meta, sino camino. Una paz como parte integrante de la misión de la Iglesia (cfr. CDSI 516-520).

Creemos en los derechos humanos, pero también en sus deberes, como una exigencia imprescindible de la dignidad humana (cfr. CDSI 152-156).

Creemos en la caridad como criterio supremo y universal de toda la ética social (cfr. CDSI 204).

Creemos en la dimensión social de la fe, pues aquello que creemos y celebramos, lo vivimos (cfr. PDP 200), cada cristiano seremos una presencia radiante de la perspectiva evangélica (Exhortación Pastoral con ocasión del año de la fe, Dn. Faustino Armendáriz J., 6).

Creemos que todos tenemos que dar, pues no hay pobre tan pobre que no pueda compartir, todos podemos ayudar, pues no hay rico tan rico que no pueda necesitar.

Creemos mucho, hagamos mucho. Los creyentes se fortalecen creyendo (cfr. PF 7, San Agustín).

Creemos que la fe crece cuando se vive como experiencia de un amor que se recibe y se comunica como experiencia de gracia y gozo” (cfr. PF 7).

Creemos en los Laicos que son hombres de la Iglesia en el corazón del mundo y hombres del mundo en el corazón de la Iglesia (cfr. DP 787).

Creemos en sacerdotes, en los religiosos, en los jóvenes, en los obispos (“allí donde está el obispo, está la Iglesia” san Ignacio de Antioquía).

Creemos en la Eucaristía, la Iglesia vive de la Eucaristía.

Creemos, ahora hay que creérnosla. Creemos, sí podemos cambiar nuestra realidad. Y porque creemos, mostremos con nuestras obras la fe.


Para esto, la Comisión Diocesana para la Pastoral Social tiene como Finalidad: Orientar, promover y animar subsidiariamente la acción social de la caridad, para hacer presente la fuerza liberadora y transformadora de Jesús el Salvador mediante la enseñanza social de la Iglesia y así sea un referente ético ante los problemas sociales, económicos, políticos y culturales; y afianzar el Reino de Dios en nuestra sociedad. (PDP 207).


3. ACTUAR: Con nuestras obras mostraremos la fe

Partiendo de un objetivo específico concreto: Consolidar y fortalecer el compromiso social de la iglesia asumiendo e impulsando la iniciación cristiana y la formación permanente en los agentes y las familias, para: un crecimiento en la caridad evangélica, una vivencia de las bienaventuranzas, la difusión de la doctrina social de la iglesia y la transformación de las realidades sociales en bien de los pobres y marginados.

  • Con una clara misión: Promover la acción social del amor y la misericordia, inspirados en Jesucristo nuestro salvador a la luz de la enseñanza social de la Iglesia.
  • Y visión: Ser una Pastoral Social consolidada donde la solidaridad, subsidiaridad y participación sean un imperativo de la vida cristiana desde nuestra Iglesia y para el bien de la sociedad.
  • Con un lema inspirador: “CON NUESTRAS OBRAS TE MOSTRAREMOS LA FE”.

Con ideas y valores fundamentales que nos dan identidad y mística, privilegiando el empeño por trabajar para llegar a ser una Iglesia solidaria, donde la solidaridad sea un imperativo de la vida cristiana (cfr. PDP 211); una Pastoral Social donde la caridad de Cristo nos apremia (cfr. PDP 214).

Considerando las 15 políticas del Plan Diocesano de Pastoral y las estrategias (cfr. PDP 285) que cada una sugiere, nos proponemos las siguientes metas:


METAS GENERALES DE LA CODIPASO PARA ESTE AÑO DE LA ACENTUACIÓN

  • Formación de los EPPS (Equipos Parroquiales de la Pastoral Social)
  • Difusión de la CODIPASO (Comisión Diocesana para la Pastoral Social
  • Crear Directorio de Servicios sobre la CODIPASO
  • Expo Itinerante sobre la CODIPASO
  • Constituir una AC para la CODIPASO


METAS DE LAS 8 DIMENSIONES DE LA CODIPASO:

DIMENSION JUSTICIA PAZ Y RECONCILIACION

  • Constituir 6 Unidades regionales de Secretaría de la Dignidad Humana.

DIMENSION DE LA SALUD

  • Construir dispensario médico parroquial.

DIMENSION CARITAS

  • Establecer la red básica de Cáritas.

DIMENSION DEL TRABAJO

  • Talleres de concientización en el ambiente ecológico, campesino y laboral persiguiendo como consecuencia campañas de reciclaje y reutilización implementando huertos familiares y asistencia legal en el ámbito laboral.

DIMENSION FE Y POLITICA

  • Difundir los talleres de política permanente con equipos parroquiales o decanales.

DIMENSION PENITENCIARIA

  • Proyecto diocesano de pastoral penitenciaria unificado para los CERESOS de la Diócesis.

DIMENSION MOVILIDAD HUMANA

  • Fortalecer la caravana del migrante anual.
  • Construcción de la casa del Migrante.
  • Construir como una AC la casa del Migrante.
  • Inaugurar la ruta turística religiosa en la diócesis con motivo del día mundial del turismo.

DIMENSION INDIGENA

  • Dar a conocer y concientizar a la sociedad de la realidad indígena en la Diócesis

Hoy es necesario un compromiso eclesial más convencido en favor de una Nueva Evangelización, para redescubrir la alegría de creer y volver a encontrar el entusiasmo de comunicar la fe (Cfr. PF 7). Hagámoslo juntos, hagámoslo en el nombre de Cristo, sumémonos y mostremos con nuestras obras la fe.

En esta gran labor de la evangelización a través de caridad desde la Pastoral Social será obra de todas las comisiones diocesanas de pastoral, y por ende, apelamos a éstas a que siguiendo sus objetivos estratégicos, – a saber:

  • Pastoral Profética: Reflexionar y promover la dimensión social de la Pastoral profética (PDP 292).
  • Pastoral Litúrgica: Reflexionar y promover la dimensión social de la Pastoral litúrgica (PDP 293).
  • Pastoral para la CODIFAJULAVI: Trabajar en conjunto con la Pastoral social para considerar a la familia como núcleo de la sociedad y promotora del cambio social (PDP 295).
  • Pastoral de Vocaciones y Ministerios: Reflexionar y promover la dimensión social de la Pastoral vocacional (PDP 296).
  • Pastoral de la comunicación (CODIPACS): Concientizar acerca de cómo los medios de comunicación social están al servicio de la auténtica justicia y paz, y desarrollo del hombre y de los pueblos (PDP 297) – podamos así responder al fortalecimiento de nuestro proceso diocesano de evangelización, que es el objetivo del Plan Diocesano de Pastoral y vivir la espiritualidad de comunión en este año de la fe, año donde viviremos la fe promoviendo la Caridad en la Verdad, año donde con nuestras obras mostremos la fe.

Categiría: Año de la Fe, Destacados

Cerrada la admisión de comentarios