INSIGNIAS EPISCOPALES «LA MITRA»

𝗜𝗡𝗦𝗜𝗚𝗡𝗜𝗔𝗦 𝗘𝗣𝗜𝗦𝗖𝗢𝗣𝗔𝗟𝗘𝗦   «𝑳𝑨 𝑴𝑰𝑻𝑹𝑨»

“𝐵𝑟𝑖𝑙𝑙𝑒 𝑒𝑛 𝑡𝑖 𝑒𝑙 𝑟𝑒𝑠𝑝𝑙𝑎𝑛𝑑𝑜𝑟 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑠𝑎𝑛𝑡𝑖𝑑𝑎𝑑, 𝑝𝑎𝑟𝑎 𝑞𝑢𝑒, 𝑐𝑢𝑎𝑛𝑑𝑜 𝑎𝑝𝑎𝑟𝑒𝑧𝑐𝑎 𝑒𝑙 𝑃𝑟𝑖́𝑛𝑐𝑖𝑝𝑒 𝑑𝑒 𝑙𝑜𝑠 𝑝𝑎𝑠𝑡𝑜𝑟𝑒𝑠, 𝑚𝑒𝑟𝑒𝑧𝑐𝑎𝑠 𝑙𝑎 𝑐𝑜𝑟𝑜𝑛𝑎 𝑑𝑒 𝑔𝑙𝑜𝑟𝑖𝑎 𝑞𝑢𝑒 𝑛𝑜 𝑠𝑒 𝑚𝑎𝑟𝑐ℎ𝑖𝑡𝑎”
La mitra es la toca alta y apuntada con la que se cubren la cabeza los obispos y otras personas eclesiásticas que tienen derecho durante las celebraciones litúrgicas.
Su origen lo encontramos en el judaísmo antiguo, en que los miembros del Sanedrín usaban un ornamento para la cabeza llamado Mitznefet. De ahí derivó la mitra que usan los obispos, y que se les impone durante su consagración episcopal.
A lo largo de la historia se les ha permitido usar la mitra a algunos ordinarios que no son obispos, como prelados.
Actualmente se fabrican con cartón o una mica de plástico forrada de tela. Del borde posterior cuelgan dos cintas anchas llamadas ínfulas.
Al revestirla, el obispo puede decir la siguiente oración: “Mitram, Domine, et salutis galeam impone capiti meo; ut contra antiqui hostis omniumque inimicorum meorum insidias inoffensus evadam.”, que puede traducirse como: “Impón sobre mi cabeza, Señor, la mitra y el casco de la salvación; para que pueda evadir las trampas del antiguo enemigo y de todos mis enemigos.”
𝑼𝑺𝑶 𝑫𝑬 𝑳𝑨 𝑴𝑰𝑻𝑹𝑨
-En la procesión de entrada, y se la quitan para besar el altar.
-Durante las lecturas. Desde que termina la oración colecta y hasta antes de que se proclame el Evangelio. La tienen puesta, incluso, mientras ponen incienso en el turíbulo.
-En la homilía. El Papa Francisco, sin embargo, no la usa en este momento. Esta ha sido su costumbre desde su primera misa después de la elección.
-Mientras recibe los dones que los fieles presentan, en el ofertorio. Se la quitan para presentar el pan y el vino.
-En los ritos de conclusión. Se la ponen después de la oración después de la comunión y ya no se la quitan. Es decir, veneran el altar al final de la Misa con la mitra, a diferencia del primer beso, al iniciar la Misa.
-En la procesión de salida.
-Cualquier otro momento que indique un rito particular (ordenaciones, bautizos, etc.)
Cuando no la usan, un acólito la sostiene con la vimpa. Este ministro camina detrás de él, a su derecha, en las procesiones y se encuentra cerca de él, a su derecha, durante la misa. En el caso de las Misas papales, al estar a la derecha responde al segundo ceremoniero, que se encuentra a la derecha del papa, quien pone y quita la mitra.
Liturgia Papal