XI ENCUENTRO DIOCESANO DE MÚSICA LITÚRGICA.

Col. Niños Héroes, Qro., 09 de marzo de 2019.

El día 09 de marzo de 2019, Pbro. Rogelio Olvera Vargas, Presidió la Sagrada Eucaristía, en  el XI Encuentro Diocesano de Música Litúrgica, que se llevó a cabo el día 09 de marzo de 2019.  en las Instalaciones del Auditorio de la Preparatoria del Alma Muriel ubicado en  Pino Suárez #336, Col. Niños Héroes Qro. El Padre Rogelio les compartió diciendo:  “Primer tarea que todas las celebraciones importantes en la liturgia y también tomando la fiesta patronal, lo hagamos todas las pastorales que pertenecemos a la parroquia. Segundo que vayamos impulsando en nuestra realidad, los equipos de animación litúrgica, que quede claro que entran y participan otras pastorales, que también nos ayudan a una celebración festiva. Tercer aspecto como también ya Monseñor no lo ha presentado, es que como un elemento fundamental en la espiritualidad de los coros, sea el acercamiento constante a la Palabra de Dios, cualquier reunión por muy pequeña por el tiempo, siempre entronicen la Palabra de Dios,  que ocupe el centro de sus reuniones, y que en torno a la Palabra de Dios, también hagan sus ensayos, y que no se nos olvide estamos aquí para la gloria de Dios y santificación nuestra”. Ya en el momento de la  Homilía les motivo diciendo: 

“¿Cómo están? –Bien- y fíjense que ya después de 15 años siempre cada vez pareciera, como nos aconsejaban en el seminario, hay que vivirla como la primera y la última, porque no sabemos… Primeramente les  saludo el nombre de Monseñor Faustino que en esta ocasión no pudo  estar aquí, pero les manda un saludo afectuoso a todos ustedes, que de manera puntual realizan su ministerio, en sus parroquias. Le preguntaba Alejandro de ¿Cuántas parroquias son? -ojalá que de las 117, estén las 117; yo creo que somos más coros los que hay en las parroquias, porque en una parroquia no solamente hay un coro, hay dos o tres. A ver si los puntos que voy compartiendo en la reflexión nos van ayudando al objetivo, para que salgan motivados, entusiasmados, más convencidos de la formación y especialmente a invitar a otros para que sigan colaborando a través de este ministerio.

Como ya lo decía también, el manual de funciones, que les presentaban para gloria de Dios y santificación nuestra, primeramente agradecerles; voy a cumplir ya 4 años de este servicio como Vicario Episcopal de Pastoral y me ha tocado ya recorrer las parroquias y varias comunidades y a más de algunos los he visto allá, en sus fiestas patronales, en las confirmaciones, y claro que con su servicio y con su entusiasmo, con la preparación, aunque a veces no llegue el Obispo, y llegue el Vicario. Pero acuérdense donde está el Vicario, está el Obispo, somos colaboradores directos en el gobierno de la Diócesis, los Vicarios Generales y los Vicarios Episcopales.

Pues quiero resaltar su generoso entusiasmo, síganlo haciendo así, porque acuérdense que todo esto es para gloria de Dios y santificación muestra, viviendo cada Eucaristía en la que ustedes prestan el servicio con calidad. Yo diría de forma afectiva, pero también de forma efectiva, porque a veces decimos nos salió muy bien. Yo me acuerdo muy bien, porque también estuve en los coros parroquiales y a veces ciertamente en los coros también mezclaban el servicio,  y a veces nos quedábamos pobres,  porque no participamos de la Eucaristía, pocos eran los que recibían a Nuestro Señor. No se les olvide que un protagonista importante dentro de una fiesta patronal es, el coro dentro de la celebración litúrgica y entonces tenemos que hacer trabajo en comunión con los demás agentes y más en la fiesta patronal. ¿Qué quiero decir con eso? –que tenemos que vivir la espiritualidad de la comunión.

Una de las propuestas que lanzamos o que se propuso a través del Plan Diocesano de Pastoral, cuando los siete presidentes de las comisiones, junto con el Vicario de Pastoral, y otros sacerdotes, presentamos esta, precisamente hacer los equipos de animación litúrgica, donde convergen otros ministerios, ahorita les preguntaba  Alejandro, ¿En qué Pastoral está esa dimensión? -y muy rápidamente contestaron- en la comisión de Pastoral litúrgica, pero también dentro de esta Pastoral Litúrgica entran otras dimensiones como: la dimensión o pastoral de Vocaciones y Ministerios,  porque entran los ministros extraordinarios de la comunión, porque entran también los monaguillos, entonces la propuesta es que, en este caminar en estos años, podamos consolidar y así hacer de nuestras celebraciones, momentos de encuentro con Jesús y los primeros somos cada uno de nosotros y ciertamente al primer ejercicio va hacer vincularnos entre nosotros, hacer una interrelación, una interacción y una interlocución; en otras palabras que nos pongamos de acuerdo, para que todo sea para la gloria de Dios y santificación Nuestra.

Hicimos la Señal de la Cruz, para gloria de Dios y santificación nuestra, que lo que celebramos, que lo que cantamos sea para la gloria de Dios, pero también para fortalecer es espiritualidad, esa fraternidad entre nosotros, por eso quiero invitarlos aquí en las celebraciones litúrgicas especialmente en los tiempos litúrgicos fuertes,  especialmente las fiestas patronales, se unan todos los coros de la parroquia que sea un signo y un reflejo de que estamos entendiendo, la comunidad el año pasado me tocó estar en la parroquia de Tolimán,  Monseñor Faustino no pudo asistir, y se preparó todos los cantos de la misa desde entrada, hasta la salida. Y no solamente cantos populares, cantos de primer orden diríamos y se cantaron todos en otomí con el maestro Donaciano de Tolimán que también fue compañero nuestro en el seminario.

Yo me quedé estupefacto, anonadado, con la boca abierta, porque recuperar nuestras raíces es, volver a valorar este trabajo de comunión. Y por eso es importante relacionarnos con las demás comisiones, pero primero es importante conocer cuáles son: liturgia, piedad popular, santuario, obreros eucarísticos, música litúrgica;  es el primer paso, de forma sencilla para crear esa vinculación y conocimiento de las dimensiones que conforman mi comisión. Y entonces podré hacer ese trabajo de trascender, me ubico primero y entonces podemos hacer ese trabajo de comunión.

Primer tarea que todas las celebraciones importantes en la liturgia y también tomando la fiesta patronal, lo hagamos todas las partes que pertenecemos a la parroquia. Segundo que vayamos impulsando en nuestra realidad, los equipos de animación litúrgica, que quede claro que entran y participan otras pastorales, que también nos ayudan a una celebración festiva. Tercer aspecto como también ya Monseñor no lo ha presentado, es que como un elemento fundamental en la espiritualidad de los coros, sea el acercamiento constante a la Palabra de Dios, cualquier reunión por muy pequeña por el tiempo, siempre entronicen la Palabra de Dios,  que ocupe el centro de sus reuniones, y que en torno a la Palabra de Dios, también hagan sus ensayos, y que no se nos olvide estamos aquí para la gloria de Dios y santificación nuestra.

En otras palabras que también dentro de los momentos de encuentro como coro, leamos la Palabra de Dios, porque es de la Palabra que nos surgen esas experiencia y esos testimonios, a los que se les ha puesto melodía, precisamente para poderlos compartir con los demás, a veces en este tiempo de cuaresma  tenemos que postrarnos, saber  que necesitamos de Dios, ¡atrévanse! a compartir su experiencia de Dios. Claro hay requisitos, orientaciones, para que sea un canto de entrada, o el Señor ten Piedad,  Presentación de los dones, o de comunión. ¡Atrévanse!, porque ciertamente estamos en este ejercicio permanente de que hay tantos, que no han sido creados para este tiempo propio, pero ¿Cómo cambiar y renovar? -si no nos atrevemos a compartir nuestra experiencia,  que también sea reflejo de nuestro caminar, de ese Dios que irrumpa en nuestra historia y que nos invita también a que seamos testigos.

El señor sigue llamando a sus discípulos y él se fija no por apariencia, sino en el corazón de la persona, él llamó a Mateo y solamente le dijo una palabra, y Mateo dejándolo todo lo siguió. Esa palabra lo transformó, ¿Cuál fue la palabra que le dijo a Mateo? -le dijo sígueme. Hoy también te está llamando, a que lo digamos en la tarea concreta que estamos realizando, y podemos decir como Mateo.  -no lo dijo pero lo reconoció  “Soy un pecador”;  ciertamente en cada Eucaristía  le decimos al Señor, “Señor no soy digno de que entres a mi casa”,  te falló, no soy constante, a veces no me comprometo en serio, ante las invitaciones de formación, a veces me siento cansado y “quiero tirar la toalla”, pero si creemos en la Palabra de Dios,  y la entronizamos en las reuniones, en nuestros ensayos, entonces creemos que:  “una Palabra bastará para sanarnos”, y alguien que experimenta la sanación no puede quedarse mudo, su experiencia de Dios se hace un canto, una alabanza, porque tuvimos ese encuentro con Jesucristo, porque su Palabra nos transforma.

Hoy estamos también para ser agentes de cambio, desde el servicio, ¿que aprendí? -es decir, facilitadores del encuentro con Jesús. Dejemos  tocar por el Señor y más en este tiempo de cuaresma, que nos prepara para la Pascua, dejemos el hombre viejo, revistámonos del hombre nuevo, y transformemos nuestro corazón de piedra,  en un corazón  que vibra, y que entonces cada vibración se hace melodía para alabanza de Dios y santificación nuestra. Que así sea”.

 Al terminar la celebración el Padre Rogelio les dio la bendición, y los invito a seguir alabando a Dios con su música y para su propia santificación.