MENSAJE DE S. E. R. MONS. FAUSTINO ARMENDÁRIZ JIMÉNEZ PARA ASUMIR Y VIVIR EL JUBILEO CIRCULAR DE LAS 40 HORAS EN LAS PARROQUIAS.

| enero 10, 2019

Prot. Op. N. 83/2018/ANM.

+ Faustino Armendáriz Jiménez
IX Obispo de Querétaro
por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica

A los Señores Curas y a los miembros de la Adoración Nocturna Mexicana en esta Diócesis de Querétaro

  1. Estando próximo el inicio del el año civil 2019, les saludo con gran esperanza, deseando que « Llegue a ustedes la gracia y la paz que proceden de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo » (1 Cor 1, 2). De tal mera que sea la gracia y la paz, el regalo del Señor a lo largo del año.
  2. 2. Como bien sabemos una de las obligaciones que las secciones de adoradores nocturnos asumen, es la de cumplir con las Vigilias de Obediencia (cfr. Estatutos de la Adoración Nocturna Mexicana. Art. 26), con el objetivo de garantizar, con la máxima piedad y devoción, la adoración a Nuestro Señor Sacramentado, todos los días del año, especialmente durante la noche. “En esta clase de vigilias se incluyen de Rogativa, de Desagravio, de Peregrinación y cuantas tengan una intención especial determinada por la autoridad”. El Consejo Diocesano ha preparado el calendario anual que señala los días en los cuales les toca asistir a cada sección adoradora; ténganlo muy en cuenta en sus programaciones pastorales e intégrenlo a sus agendas parroquiales.
  3. 3. Quiero animarles para que asuman esta responsabilidad con generosidad y alegría, de tal manera que en la adoración continua a Nuestro Señor Sacramentado, nuestra comunidad diocesana tenga, un baluarte en el cual ancle y sostenga todos su ser y quehacer. Haciendo caso a las palabras de Jesús cuando se dirige a sus discípulos “Velen, pues, y hagan oración continuamente, para que puedan escapar de todo lo que ha de suceder y comparecer seguros ante el Hijo del hombre” (Lc 21, 36).
  4. 4. Velar y orar de tal forma que despiertos y en oración, cada uno de ustedes, sea capaz de asimilar el misterio de Dios que viene a la vida, a la historia personal y comunitaria para transformar, liberándonos de los egoísmos, vicios y esclavitudes. Como bien nos ha dicho el Papa Francisco “El sueño interno viene siempre de dar siempre vueltas en torno a nosotros mismos, y del permanecer encerrados en nuestra propia vida con sus problemas, alegrías y dolores, pero siempre dando vueltas en torno a nosotros mismos. Y eso cansa, eso aburre, esto cierra a la esperanza. Esta es la raíz del letargo y de la pereza de las que habla el Evangelio” (Ángelus, 02.12.2018). Velar y orar para no ceder ante la tentación del enemigo que, “como león rugiente ronda buscando a quien devorar” (1Pe 5,8). Velar y orar especialmente cuando la angustia y la desesperanza por la realidad cultural y política, parece que aprisionan, llevándonos por caminos de tristeza y miedo. Velar y orar, en definitiva, para que la venida del Hijo del hombre no nos sorprenda.
  5. 5. Dejemos que sean la vigilancia y la oración, las dos herramientas que nos favorezcan para vivir cada vez como hombres de Dios. Procurando —como nos recomienda el Papa Francisco citando a san Juan de la Cruz—: “Andar siempre en la presencia de Dios, sea real, imaginaria o unitiva, de acuerdo con lo que le permitan las obras que esté haciendo”. En el fondo, es el deseo de Dios que no puede dejar de manifestarse de alguna manera en medio de nuestra vida cotidiana: “Procure ser continuo en la oración, y en medio de los ejercicios corporales no la deje. Sea que coma, beba, hable con otros, o haga cualquier cosa, siempre ande deseando a Dios y apegando a él su corazón…No obstante, para que esto sea posible, también son necesarios algunos momentos solo para Dios, en soledad con él . (cfr. Gaudete et exultate, 148 – 149).
  6. 6. Aprovechemos esta oportunidad para fortalecer y animar desde la oración, todo nuestro ser y quehacer pastoral, especialmente pidiendo por la misión joven a la que dedicaremos de manera especial a lo largo del año, nuestra vida y nuestras fuerzas.
  7. 7. Que la Santísima Virgen María, modelo de mujer en vela y en oración, les bendiga y acompañe siempre.

Fraternalmente en Cristo y con María.

En la Sede episcopal de Santiago de Querétaro, Qro., a 14 de diciembre de 2018.
Memoria litúrgica de San Juan de la Cruz

Etiquetas:

Categiría: CLERO, Destacados, Diócesis de Querétaro, Documentos, Enero 2019, Mensajes

Cerrada la admisión de comentarios