Circular No. 31, Asunto: Primera Jornada Mundial de los Pobres.

| noviembre 3, 2017

Prot. No. 204 /2017

Circular No. 31/2017

Asunto: Primera Jornada Mundial de los Pobres.

A los hermanos presbíteros
A los diáconos, -que tienen por vocación la misión de ayudar a los pobres-
a los miembros de la vida consagrada,
a los movimientos y al amplio mundo del voluntariado,
a los hombres y mujeres de buena voluntad,
a todos los fieles de la Diócesis de Querétaro:

 

«Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras» (1 Jn 3,18).

 

Con estas palabras el Papa Fráncico introduce el mensaje para convocarnos a preparar y celebrar con fe y con alegría la 1ª Jornada Mundial de los Pobres el 19 de noviembre, Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario, que como un compromiso concreto del “Año de la Misericordia”, es una manera de corresponder al amor infinito y misericordioso que Dios no ha tenido al entregarnos a su Hijo, para redimirnos de nuestros pecados.

La Jornada tiene como objetivo “estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro. Al mismo tiempo, la invitación está dirigida a todos, independientemente de su confesión religiosa, para que se dispongan a compartir con los pobres a través de cualquier acción de solidaridad, como signo concreto de fraternidad”.

El deseo del Papa es llevarnos a que, de manera sistemática e intencionada, creyentes y no creyentes, hombres y mujeres de buena voluntad, dirijamos nuestra atención hacia los que social y culturalmente han sido muchas veces descartados por nosotros mismos, por la globalización y por la “cultura del descarte”. A mantener, en esta Jornada, la mirada fija en quienes tienden sus manos clamando ayuda y pidiendo nuestra solidaridad.

Sin duda que, en muchas de nuestras comunidades parroquiales, de manera organizada pastoral y sistemática, mediante el trabajo de los Equipos Parroquiales de Pastoral Social y Caritas, ya se realizan un sin fin de actividades; sin embargo, es una oportunidad muy propicia para renovarnos y redoblar los esfuerzos en pro de los más vulnerables, desvalidos y pobres.

Atendiendo a este solícito llamado del Santo Padre en nuestra Diócesis de Querétaro, queremos sumarnos con alegría y con entusiasmo a esta iniciativa, por tal motivo, invito y animo a los señores curas, a los sacerdotes responsables de templos y rectorías para que, en estrecha colaboración con sus Equipos de Parroquiales de Pastoral Social, Caritas y demás voluntariados se prepare y lleve a cabo esta 1ª Jornada Mundial de los Pobres:

  1. Nos preparemos a esta Jornada mediante la oración. Específicamente con la oración del Padre Nuestro. Sugiero que lo hagamos todos los días de la semana previa del 13 al 19 de noviembre, a las 22:00 hrs, desde el lugar y actividad donde nos encontramos. Será un signo de comunión que nos unirá en una misma causa “reconocer toda la necesidad de superar cualquier forma de egoísmo para entrar en la alegría de la mutua aceptación”.
  1. Preparar, celebrar y vivir la Semana de la Caridad (del 13 al 19 de noviembre). Caritas diocesana ha preparado un esquema, para celebrarse a nivel diocesano, sin embargo, las actividades programadas se ´pueden organizar y realizar perfectamente en muchas de nuestras parroquias. La programación se encuentra en la página web: caritasdequeretaro.org.
  1. Invitar a los pobres y a los voluntarios a participar juntos en la Eucaristía de este domingo, de tal modo que se manifieste con más autenticidad la celebración de la Solemnidad de Cristo Rey del universo, el domingo siguiente (26 de noviembre).
  1. Si en nuestros vecindarios, barrios, colonias, comunidades o pueblos, viven pobres que solicitan protección y ayuda, acerquémonos a ellos: será el momento propicio para encontrar al Dios que buscamos. De acuerdo con la enseñanza de la Escritura (cf. Gn 18, 3-5; Hb 13,2), sentémoslos a nuestra mesa como invitados de honor; podrán ser maestros que nos ayuden a vivir la fe de manera más coherente. Organizando un desayuno, comida o cena en la que ellos sean los invitados de honor. Pensemos por ejemplo en los migrantes, en los niños y mujeres de la calle, en los ‘sin techo’.
  1. Identificar previamente los grupos vulnerables (migrantes, encarcelados, niños de la calle, personas sin techo, madres soleteras, ancianos abandonados, enfermos abandonados, alcohólicos o drogadictos, desempleados); acercarnos a ellos y de manera ‘prosocial’, después de discernir una de sus principales necesidades, buscar la forma de ayudarles a solucionar dicho problema.
  1. Fortalecer con nuestro servicio humanitario los centros de ayuda y atención a grupos vulnerables como lo son las casas hogar presentes en el territorio diocesano y/o parroquial. Visitarles durante la semana previa a la Jornada para convivir con ellos.

Le pido al P. Mauricio Ruiz Reséndiz, Presidente de la Comisión Diocesana de Pastoral Social, que en comunión con las demás Dimensiones que conforman dicha Comisión, tutele, promueva y evalúe al final esta iniciativa, que sin duda será de mucho provecho para nuestra Iglesia.

Con la esperanza que esta sea una buena obra, que sume para que nuestra respuesta al amor de Cristo sea más concreta, encomendamos esta 1ª Jornada Mundial de los Pobres, a la maternal intercesión de la Bienaventurada Virgen María, Madre de los pobres.

En la Sede Episcopal de Santiago de Querétaro, a los 03 días  de noviembre del año del Señor 2017. Fiesta de San Martín de Porres.

 

Fraternalmente en Cristo y María.

 

+ Faustino Armendáriz Jiménez

Obispo de Querétaro

Pbro. Dr. Jorge Hernández Nieto

Canciller

Etiquetas:

Categiría: Circulares, Destacados, Diócesis de Querétaro, Documentos, Noviembre 2017

Cerrada la admisión de comentarios