Circular No. 15, Asunto: Peregrinación diocesana de a pie al Tepeyac.

| julio 8, 2017

Prot. No. 44/2017

Circular No. 15/2017

Asunto: Peregrinación diocesana de a pie al Tepeyac.

A los hermanos Presbíteros y diáconos,
a los miembros de la Vida Consagrada
y a todos los fieles de la Diócesis de Querétaro:

«Felices los que encuentran en ti su fuerza, al emprender su peregrinación»  (Sal 84, 6), con esta convicción que brota de la boca del salmista, en su camino hacia la ciudad santa donde mora el Señor, quiero dirigirme a todos ustedes para invitarles a prepararnos y participar en la próxima peregrinación diocesana al Santuario Nacional de Nuestra Señora de Guadalupe en el Tepeyac y poder así refrendar una vez más nuestro amor y nuestra devoción a la Madre del cielo. Poniendo bajo sus pies nuestras humildes y devotas plegarias y agradeciendo su intercesión  e implorando por todo aquello que nuestro corazón de hijos más necesita.

Este año la columna de mujeres saldrá de Neblinas el día viernes 7 de julio y del Templo de la Congregación el día sábado 15 de julio; la columna de hombres saldrá de Neblinas el día 8 de Julio y el día domingo 16 de julio del templo de la Congregación. Sin olvidar que algunos grupos salen desde sus respetivos lugares en las fechas establecidas según la logística.

Este año hemos invitado a peregrinar al Nuncio Apostólico Mons. Franco Coppola, quien nos hará favor de dar la bendición  de salida a ambas columnas y nos acompañará en las dos primeras jornadas desde la comunidad de neblinas. Dejemos que su cercanía nos confirme en la fe y en la comunión con el Vicario de Cristo el Papa Francisco.

Las pruebas, sacrificios y renuncias del peregrinar, constituyen una imagen de la vida misma; donde vamos comprendiendo que nuestra meta está en Dios. Quisiera, por ello, invitarles a probar de esta experiencia de fe mediante el caminar. En la peregrinación tendremos la oportunidad todos los días de meditar, escuchar la palabra de Dios, celebrar la santa Misa, confesarnos, adorar a Jesús Sacramentado y compartir la vida con el hermano o  hermana que camine a nuestro lado. Es muy importante caminar en grupo, pues de esta manera garantizamos nuestra  seguridad y el orden en los grupos.

Quiero invitar de manera muy especial a los sacerdotes para que se dispongan a para acompañar tanto la columna de hombres como de mujeres y puedan a sí en los días establecidos administrar el sacramento de la reconciliación.

Las confesiones de los varones: el decanato de San Junípero Serra hará este servicio en la Ermita de San Sebastián, en la Mina, el día 13 de julio a las 11:00 a.m., Los decanatos de la Cañada y San Juan del Río en el campo D. Mario De Gasperín Gasperín, el día 18 de julio a las 8:00 a.m. El decanato de Santa Ana el día 19 de julio en el Campo San Juan Pablo II a las 7:30 a.m., y el decanato de Santiago, en Arroyo Zarco, el día 20, a las 6:30 p.m.

Las confesiones de las mujeres: Los decanatos de Santiago Apóstol, San Juan Bautista y Ntra. Sra. de los Remedios a partir de las 8:00 a.m., el 17 de julio en el Campo Mario de Gasperín Gasperín, sobre la autopista a México, 1 km antes de la desviación a Toluca. El 18 de julio, los decanatos de Santo Niño de la Salud, Santa Ana y San Junípero Serra, en la Nave, 5 kms., después de Polotitlán a las 10:30 a.m. El 19 de julio, todos los decanatos, sobre la autopista a México, desviarse a San Antonio Calpulalpan para llegar al Bosque; el 20 de julio los decanatos de San Pedro Apóstol y Santa María, sobre la autopista desviase a Jilotepec para llegar al Ojo de Agua; y el 21 de julio los decanatos de Santa María del Pueblito y San Miguel Arcángel, sobre la autopista, pasando Tepeji del Río y el monumento a Hidalgo.

Aprovecho para recordarles que la peregrinación no termina en la Casita del Tepeyac sino que continúa en la vida cotidiana: en la familia, el trabajo, la Iglesia, de tal manera que se establezca en nosotros el perfil de peregrinos en misión que regresan a compartir la riqueza de la gracia que durante el caminar se ha recibido. Que junto con el salmista cantemos: «¡Qué alegría sentí cuando me dijeron: Vamos a la Casa del Señor» (Sal 122, 1). Emprendiendo nuestra peregrinación con alegría y fe.

Que nuestra Madre Santísima, ejemplo de peregrina y misionera, nos anime y proteja en esta peregrinación.

En la Sede Episcopal de Santiago de Querétaro, Qro., a 16 del mes de junio del año 2017.

Fraternalmente en Cristo y María.

 

 

+ Faustino Armendáriz Jiménez

Obispo de Querétaro

 

Pbro. Dr. Jorge Hernández Nieto

Canciller

Categiría: Circulares, Documentos, Julio 2017

Cerrada la admisión de comentarios